Las organizaciones están considerando que el trabajo colaborativo mejora la relación entre los integrantes de los equipos, en definitiva, mejora la productividad.

¿Qué es una célula ágil? Es la manera de estructurarse donde la colaboración es el nuevo paradigma: todos los colaboradores deben contribuir al objetivo más allá del contexto o de la dificultad de la tarea apoyándose y logrando que el Todo sea más que la suma de las Partes.

La base gestionar el Talento: todos aprenden y participan mediante hábitos y ceremonias que apoyan esta forma de trabajar.

Típicamente son equipos de no más de 10 personas con representación de todos los roles que se requieren: el negocio o visión comercial (Product Owner), el facilitador que acompaña asegurando el cumplimiento de la metodología (SCRUM Master) los desarrolladores, testers, DevOps….

En cada ciclo todos toman compromisos sobre el proyecto que están desarrollando o el producto que están creando.

Es un ambiente de innovación y apertura que permite todos los días revisar avances, destrabar temas que impiden o dificulten llegar a cumplir con lo comprometido.

Es un enfoque dinámico, autogestionado que promueve el aporte de todos los miembros de la célula. Cambia por completo el enfoque jerárquico y empodera a las personas que componen el grupo.
El compromiso de la célula es para la célula, por eso pueden convivir proveedores y cliente en diferentes roles mientras este compromiso esté presente.
La palabra “célula” remite a un organismo vivo, a cambio, a mutación para adaptarse a lo incierto.

Ese es el desafío que se propone, encontrar una nueva forma de trabajar que enfrente entornos cambiantes y clientes finales cada vez más exigentes.

El éxito de esta nueva organización depende en gran medida de que los integrantes aporten valor y están dispuestos al cambio.También es importante que todos los roles estén presentes, ya sea a tiempo completo o parcial, pero disponibles cuando se los requiera.