Esta sigla (Robotic Process Automation en inglés) denomina a toda tecnología orientada al uso de software con el objetivo de disminuir la intervención humana en el uso de aplicaciones informáticas, que implica la automatización de procesos mediante robots, especialmente sobre tareas repetitivas.

 

Robots expertos en ahorro

 

La carrera por bajar costos y ahorrar tiempos en las empresas no se detiene. En la actualidad, a través de herramientas específicas de programación se lograron automatizar tareas que antes realizaban operadores en forma manual y se lo conoce con el término RPA.

 

Esta sigla (Robotic Process Automation en inglés) denomina a toda tecnología orientada al uso de software con el objetivo de disminuir la intervención humana en el uso de aplicaciones informáticas, que implica la automatización de procesos

mediante robots, especialmente sobre tareas repetitivas.

La aplicación del RPA implica generar un proceso de secuencialización de actividades que emulan la tarea que desarrolla un ser humano y disminuya el tiempo de proceso. Por ejemplo, en el procesamiento de facturas, donde el sistema aplicado tiene la capacidad de leerlas, reconocer los datos claves del documento y cargarlos en el sistema, evitando la tarea manual, lo cual permite automatizarlo de manera más rápida, reducir los tiempos de procesos, los costos asociados y mejorar la precisión y trazabilidad en la ejecución de tareas rutinarias.

 

En consecuencia, la gran ventaja del RPA es el ahorro de tiempo, reducción de horas dedicadas a tareas menores que aportan poco valor a la organización. Mediante estos procesos, con mucha más velocidad y eficiencia, el objetivo final es la reducción de costos.

 

Por caso, es una gran alternativa para reducir o eliminar carga de trabajo de las personas en procesos voluminosos de back-office (procesos repetitivos de finanzas, contabilidad, recursos humanos, gestión de la cadena de suministro, servicio al cliente, etc.) y se integra con prácticamente cualquier aplicación existente en un proceso. En síntesis, reemplaza cualquier tarea que llevaría adelante una persona chequeando y seleccionando y/o descartando papeles y/o cargando información en un sistema, lo cual implica para las organizaciones la desaparición de la figura del data entry.

 

Esta tecnología, también denominada Automatización Robótica de Procesos, extrapola el concepto de automatización a los modelos puramente informáticos: por tal motivo se habla de robots software. Es decir, la tecnología RPA permite que cualquiera pueda configurar un software informático que hace posible que un “robot” emule e integre las acciones de una interacción humana en sistemas digitales para ejecutar un proceso comercial.

 

Los robots emplean la interfaz de usuario para captar datos y manejar aplicaciones existentes del mismo modo que los humanos. Realizan interpretaciones, activan respuestas y se comunican con otros sistemas para operar en una amplia gama de tareas repetitivas. Asimismo, no es un sistema intrusivo y puede aprovechar la infraestructura existente sin interrumpir los sistemas subyacentes, cuya sustitución sería muy compleja y costosa. Los robots de RPA son capaces de imitar la mayoría de las acciones de los usuarios humanos, de iniciar una sesión en aplicaciones, mover archivos y carpetas, copiar y pegar datos, rellenar formularios y extraer datos estructurados y semiestructurados de documentos y navegadores, entre otras tareas. No obstante, estos “robots” deben ser “enseñados” para ejecutar sus tareas en base a reglas establecidas y flujos de trabajo, ya que los sistemas RPA no “aprenden” de su experiencia y no están capacitados para resolver las excepciones que encuentren al ejecutar sus tareas.  Recién entonces, una vez “educado” para comprender cualquier proceso específico, el software puede ejecutar automáticamente las transacciones asignadas, trabajar con datos, iniciar acciones de respuesta y colaborar con otros sistemas cuando sea necesario.

 

Aunque existe una amplia variedad de proveedores de RPA que desarrollaron sus propias herramientas para automatizar procesos de negocio, las cuatro que se posicionan como líderes por su propuesta de valor actual, estrategia y presencia destacada en el mercado: Workfusion, Blue Prism, Automation Anywhere y UiPath.